Gotas para ojos rojos

Gotas para los ojos rojos

Las gotas para los ojos rojos se han vuelto muy populares en los últimos años debido a la facilidad que tienen para aliviar varias de las molestias oculares. Sin embargo, es muy importante que conozcas cómo funcionan y qué alternativas podrás encontrar en el mercado para cuidar tu salud visual en todo momento.

Para empezar, sabes ¿Qué son las gotas para los ojos rojos?

Las gotas oftálmicas que atacan el enrojecimiento de los ojos por lo general se hacen con un descongestionante que ayuda a aliviar las molestias. Los oftalmólogos recomiendan este tipo de medicamentos, ya que desinflaman los vasos sanguíneos del globo ocular, por consecuencia se elimina el color rojizo y la irritación en los ojos.

Actualmente, existen gotas para los ojos rojos que no contienen descongestionantes, en su lugar contienen lubricantes que ayudan a hidratar, reducen la sequedad y alivian la irritabilidad en los ojos, este tipo de gotas son recomendadas en personas con sensibilidad ocular.

¿Qué gotas son buenas para los ojos rojos?

Tener ojos rojos es un síntoma de fatiga visual, irritación por entorno o alguna afección como conjuntivitis, para todos estos tipos de problemas visuales existen diversos tipos de gotas para los ojos como:

  • Gotas oftálmicas con descongestionante
  • Gotas oftálmicas sin descongestionante
  • Gotas oftálmicas con lubricantes
  • Gotas oftálmicas con antibióticos (bajo recomendación del oftalmólogo)

Recuerda que antes de usar cualquier producto en tus ojos es importante que asistas a tu examen de la vista para que nuestros expertos te orienten y atiendan las necesidades de tus ojos.

Debido a que hoy existen diversos tipos de gotas para los ojos, es complicado generalizar su funcionamiento, de ahí la importancia de ser asesorada por un experto de la salud en todo momento.

En Ópticas Lux contamos con los mejores especialistas para cuidar tus ojos, visítanos en tu sucursal más cercana y conoce más sobre todos los productos y servicios que tenemos para ti y tu familia.

Regresar al blog