Todo lo que debes saber acerca de lentes de contacto

Todo lo que debes saber acerca de lentes de contacto

Los lentes de contacto son una excelente alternativa para aquellas personas que no desean usar anteojos, pero también para quienes sí los usan pero a veces, por sus actividades diarias, necesitan una alternativa. Si estás pensando que pueden ser una opicón para ti, lee hasta el final y descúbrelo.

 

Aunque parezcan un invento moderno, la idea de una lente de contacto fue concebida por Leonardo da Vinci, quien en 1509 observó que al hundir la cabeza en un recipiente con agua y poner directamente a la córnea en contacto con el líquido, se modificaba la visión. Esta teoría fue tomando forma con aportaciones de diferentes investigadores hasta lo que conocemos como lentes de contacto.

 

Hoy existen principalmente cinco tipos de lentes de contacto que se clasifican dependiendo del material con el que están fabricados. 

 

  • Lentes blandos: están hechos de un plástico especial conocido como hidrogel. Estos lentes son muy delgados, flexibles y se ajustan a la superficie del ojo. Se inventaron en los años 70 y rápidamente se hicieron muy populares debido a que son sumamente fáciles de adaptar a casi cualquier paciente.

 

  • Lentes de hidrogel de silicona: son una generación de lente blando más avanzada, cuyo material es más poroso y permite una mejor oxigenación de la córnea. Se usaron por primera vez en 2002 y actualmente son los más populares.

 

  • Lentes de gas permeable: son lentes rígidos hechos de un material poroso que permite el paso del oxígeno. Se ajustan mejor al ojo y son ideales para quienes padecen de astigmatismo. Llegaron al mercado en 1978 y reemplazaron rápidamente a los lentes rígidos. Sin embargo no son tan cómodos como los lentes blandos y puede ser más complicado adaptarte a ellos. 

 

  • Lentes híbridos: la porción central es un lente rígido de gas permeable mientras la zona periférica es de hidrogel. A pesar de que sus características suenan como el mix perfecto, es poco usado porque mantiene las dificultades para amoldarse al ojo y tienen u costo elevado. 

 

  • Lentes de polimetil-metacrilato: son lentes de plástico rígido. Se ajustan muy bien al ojo, por lo que ofrecen una excelente visión. El lado negativo es que no permiten el paso de oxígeno por lo que es más complicado adaptarte a ellos, siendo una alternativa para casos muy especializados

 

Los lentes de contacto han sido bien recibidos gracias a la comodidad que proporcionan, especialmente en los usuarios con dioptrías muy elevadas pues no pesan. Además, permiten mayor libertad a la hora de realizar actividades deportivas o de mucho movimiento.

 

El uso que se les puede dar depende de la marca y el material, pero de manera general, son los siguientes:

 

  • Uso diario: los lentes se deben retirar al finalizar el día.
  • Uso prolongado: pueden usarse por períodos de hasta 30 días seguidos

 

Los lentes de contacto, a diferencia de los lentes de armazón, deben reemplazarse cada cierto tiempo para evitar su desgaste y la acumulación de microorganismos que puedan generar una infección en los ojos. De manera general, se clasifican de la siguiente manera:

 

  • Lentes diarios: se eliminan después de un solo uso
  • Lentes desechables: se eliminan cada dos semanas o antes
  • Lentes de reemplazo frecuente: se eliminan de manera mensual o trimestral
  • Lentes tradicionales: se deshechan cada seis meses o más

 

Los lentes de gas permeable tienen una mayor durabilidad, por lo que pueden ser reemplazados al año o más, dependiendo de los cuidados que se tengan.

 

También se dividen por el tipo de padecimiento que ayudan a corregir:

 

  • Lentes esféricos: tienen la misma forma y graduación en todo el lente. Se utilizan en pacientes con miopía o hipermetropía
  • Lentes tóricos: tienen un diseño especial que permite que el lente rote y se acomode para corregir astigmatismo, además pueden tener graduación para corregir miopía e hipermetropía. 
  • Lentes multifocales: este tipo de lentes tienen diferentes graduaciones a lo largo de la lente, lo que permite corregir la presbicia, la miopía y el astigmatismo.
  • Lentes cosméticos (o pupilentes): aquí está considerados  los lentes de colores y los que se utilizan para disfraces o efectos especiales.

 

 

¿Cómo puedes saber cuál es la mejor opción para ti?

  1. El punto número uno, es hacerte un examen de la vista para confirmar tu graduación(se recomiendahacer una al año) así como consultar a un contactólogo para que indique cuál es el que mejor se adapta la forma de tu ojo.
  2. Los lentes de contacto deben servir para corregir la alteración visual y deben brindarte una mejoría de la agudeza visual. 
  3. El lente debe ajustarse correctamente a la curvatura de tu ojo.
  4. Debes contemplar si tu ojo tiene alguna afección que no se relacione con tu agudeza visual, como el ojo seco.

 

 

En la actualidad es más sencillo el cuidado de los lentes de contacto, pues existen soluciones que lubrican y desinfectan al mismo tiempo, por lo que solo necesitas sacarlos de su estuche, lavarlos y colocarlos.

Existen muchas opciones en el mercado pero la elección de tus lentes de contacto siempre debe contemplar tres puntos fundamentales: ser cómodos, deben ajustarse correctamente a tu ojo para brindarte una excelente visión y adaptarse a tu estilo de vida.

 

Si tus lentes de contacto son incómodos o sientes que no estás viendo como deberías, ven a Ópticas Lux donde nuestros expertos podrán realizarte el examen de la vista sin costo y brindarte la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

Artículo anterior Síndrome del ojo seco
Siguiente articulo ¿Sabes qué es el síndrome visual informático?

Grabar otro video

Borrar video