Lentes antirreflejantes

Lentes antirreflejantes ¿por qué usarlos?

Tal vez tengas la sensación de que los tratamientos extra para tus lentes son inventos para cobrarte más dinero o tal vez no representan una gran diferencia para tu visión. ¡Error! Basta que leas esta pequeña nota para convencerte de todos los beneficios que brinda un tratamiento antirreflejante.

Lo primero que debes saber, es que toda superficie óptica produce reflexión; es decir, parte de la luz que recae sobre las lentes termina siendo reflejada; esto produce brillos molestos, deslumbramiento y pérdida de contraste.

El tratamiento antirreflejante, no es otra cosa que la supresión de esos reflejos en la superficie del lente, con el objetivo de eliminar o llevar a su mínima expresión cualquier reflexión que esté en la superficie.

Durante el día tus lentes reciben mucha luz de distintas fuentes naturales y artificiales, sin un tratamiento antirreflejante, las lentes se comportan como un cristal de ventana en el que te verás reflejado.

Unas lentes normales sin antirreflejante, tienen una transparencia del 90% (el otro 10% son reflejos); las que sí tienen el tratamiento logran cerca de un 99,7% (sólo 0,3% son reflejos).

3 razones para elegir lentes antirreflejantes

 Reducción de fatiga visual

 

Sin un tratamiento antirreflejante, las gafas no permiten que pase toda la luz, lo que se traduce en una disminución de la calidad visual del usuario. Con un buen tratamiento antirreflejante, los rayos de luz pasan a través de la lente, lo que se percibe como una transparencia casi perfecta.

El antirreflejante debe estar presente en ambas caras de la lente (interna y externa); así los reflejos de fuentes luminosas, tanto directas como indirectas, serán reducidos al mínimo. Este tratamiento es beneficioso para todo el mundo, pero sobre todo para aquellas personas que usan lentes en la oficina y pasan mucho tiempo frente a la computadora.

 

Visión más nítida

 

La reducción de reflejos es muy útil en cualquier momento, pero especialmente cuando estamos conduciendo. El antirreflejante reduce los deslumbramientos provocados por los faros de los autos, ofreciendo un confort visual que permite reaccionar mejor ante una situación inesperada.

Para las personas mayores el antirreflejante es un gran apoyo, ya que les brinda mayor claridad y un incremento de contraste que mejora el reconocimiento de los colores.

 

Fácil limpieza

 

Si como yo, nunca logras limpiar perfectamente tus lentes, debes saber que los tratamientos actuales de antireflejante son capaces de repeler polvo, agua, grasa de los dedos, entre otras cosas. Esto hace que la limpieza de los lentes sea más rápida, sencilla y duradera.

Además, el tratamiento hace que el material de las lentes antirreflejantes (el sustrato) sea más resistente al rayado, aumentando la longevidad de tus gafas.

Ahora sabes la verdad, un tratamiento antirreflejante no es una cuestión de lujo, sino de cuidado y salud visual.

 

¡Acércate a un experto en tu Óptica Lux más cercana y adquiere los tuyos!

Regresar al blog