Conoce más allá de tus ojos

Conoce más allá de tus ojos

El ojo, sin duda, es uno de los órganos más complejos y rápidos del cuerpo humano. Te contamos más de este para que tengas toda la información cuando de cuidar tu vista se trata.

 

Los ojos en sí mismos no ven

 

Son realmente un medio de transmisión que lleva los mensajes desde el cerebro a través del nervio óptico. Es decir que los ojos reciben la luz y con esta generan la información que llega al cerebro y ahí se interpreta en imágenes. Nuestro cerebro hace todo el trabajo “duro”.

 

Es más complejo que el cerebro

 

Es el único órgano que lo supera y además utiliza la mitad aproximada del cerebro para ver. El ojo tiene 107 millones de células y todas son sensibles a la luz. Y es el órgano más activo de todos.

 

Nos parecemos a los tiburones

 

La córnea humana es casi igual a la de los tiburones. Por esto, se ha utilizado la de estos mamíferos para cirugías oculares humanas. La especie que más se parece es la del tiburón martillo ya que la forma de su cabeza le da una excelente visión tridimensional como la nuestra.

 

Los ojos son parte de nuestras emociones

 

Aunque suene exagerado, nuestros ojos expresan muchas de nuestras emociones. Si tenemos miedo o expresamos amor, nuestras pupilas se dilatan hasta el 45% y también sucede si estamos haciendo una actividad muy cerebral.

 

Su actividad principal: parpadear

 

Se ha estudiado que invertimos alrededor de una hora cada día en parpadear. Esto ayuda a que nuestro ojo quede debidamente húmedo. Si lo traducimos a números, sería igual a 14,000 veces al día, 17 veces por minuto y cada parpadeo dura unos 300 milisegundos. Lo más curioso es que el cerebro no recibe señales de actividad cuando esto pasa.

 Lo que puede cambiar este ritmo de parpadeo depende de lo que estemos haciendo. Por ejemplo: leyendo puede ser de 15 a 20 veces por minuto, pero si estamos con el celular o la computadora es menos y puede ser de 5 veces por minuto. La diferente es que fijamos mucho la atención y se nos olvida parpadear.

Para evitar que esto te cause síntomas de ojo seco o fátiga ocular, te recomendamos cuidar tus ojos con unos lentes que tengan protección a la luz azul como nuestra colección Blue Light.

 

Regresar al blog